miércoles, 28 de enero de 2015

Una sentencia en clave política




AVANCE: El próximo editorial va en clave política, a propósito de la sentencia judicial que me condena a pagarle al concejal Guillermo Reyes 10.000 euros por llamarle penco, sentencia condenatoria recurrida al Tribunal Constitucional. 

                                                  


Conviene recordar que el concejal de Ciuca ha sido recriminado institucionalmente por usar la justicia de forma maliciosa y torticera para su interés personal, así como que acumula 6 imputaciones por corrupción política y sumando, porque Más por Telde me confirma a través de su líder, Juan Francisco Artiles que solicitará la imputación de Guillermo Reyes en el caso La Mareta, esto es, en su fase final, que tiene su origen en la denuncia presentada por el empresario Julián Gómez del Castillo contra la operación por la que, en 2005, el Ayuntamiento gobernado en ese momento por PP y Ciuca vendió una parcela de 6.500 metros cuadrados a Jiménez tras haberle quitado a Gómez del Castilo la concesión para construir, entre otras infraestructuras, un centro comercial y un hotel. Los tribunales dieron la razón a este empresario en 2011 y obligaron al Ayuntamiento a recuperar la parcela y a indemnizar a Jiménez. 

De aquellos barros, estos pagos irregulares con creditos ICO, presuntas prevaricaciones, con el aval de Mena, hombre de confianza de Reyes, cuya imputación pide Más por Telde.

En el editorial que está siendo revisado por los abogados de TELDE LIBRE se repasa las claves y las tramas de una sentencia política, en tela de juicio.