domingo, 2 de julio de 2017

Educación oculta las plazas de comedores escolares en verano

                                                                       

La concejalía de Educación que preside Marta Hernández (NC) oculta a la ciudadanía el número de niños y niñas que podrán acogerse a los comedores escolares de verano en Telde, lo que presagia una nueva reducción de plazas de comedores escolares en Telde, mientras la alcaldesa Carmen Hernández alardea de pagar a los bancos las expropiaciones de Paco Santiago de tener una economía saneada con casi 50 millones de euros en los bancos en la denominada cuenta 413, mientras cientos de niños se quedarán un año mas sin comedor escolar y miles de familias en estado de exclusión social a quienes se les niega las ayudas y los vales de alimentos, siguen pasando hambre.




El pasado verano sólo 144 niños se beneficiaron de las actividades escolares con comedor escolar, donde muchos de ellos comen sus únicas comidas diarias. Conviene recordar que tras el cierre de las Escuelas Infantiles más de 500 niños se quedaron sin formación y sin comedor, sin embargo el Gobierno de laboratorio de Telde ha venido reduciendo drásticamente las plazas de comedores escolares y de colegios, (7 de 33).

El recorte de plazas el pasado verano de la concejala de Educación en los comedores escolares de verano en Telde, fué de casi el 70 por ciento de plazas, con respecto a los años anteriores, con 144 plazas, en 7 colegios, de los 33 centros escolares de la ciudad, con lo cual cientos de hijos de familias que pasan por serias dificultades económicas pasaron hambre este verano en Telde al quedarse sin los comedores escolares. Este año la historia se repite, por eso el Gobierno de NC-CC y Martel ocultan las plazas de comedores escolares, mientras presumen de pagar a los bancos las expropiaciones millonarias de Paco Santiago en las sentencias judiciales por la mala gestión del mismo grupo político que detenta la alcaldía de Telde y el autobombo. Para que se entienda mejor, es como si una familia en crisis prefiere pagar las deudas y derroches de su anterior pareja, mientras sus hijos se encuentran pasando hambre y necesidades. Y además, mientras sus hijos no tienen que comer y acuden al colegio hambrientos y descalzos por no tener dinero para comprarse unos zapatos, sus padres presumen de estar pagando a los bancos las deudas irresponsables de su anterior relación. 

La promesa de que el Gobierno de Telde iba a pagar los libros de textos a las familias necesitadas y de que Servicios Sociales iba a dar  soluciones a las familias en exclusión social realojándolos a los centros educativos más cercano, facilitándoles el transporte escolar (donde reciben la única alimentación), han quedado en papel mojado, como el resto de las promesas recogidas en el contrato con la ciudadanía, una quimera para obtener votos jugando con la ilusión de la ciudadanía.

                                                                           

La realidad tras dos años de Gobierno de sufrimiento para la ciudadanía y de retroceso en el desarrollo socio político y económico de la ciudad es que en Telde se sigue gobernando con el presupuesto del gobierno anterior, priorizando el pago a empresarios amigos (caso de los crédito ICO) y a los bancos, con el dinero de los impuestos de la ciudadanía a quiénes se les recorta servicios.