martes, 16 de junio de 2015

EDITORIAL: Mi baúl de confidencias política a la espera de que el cambio no sea recambio . . .

                                                                             

Si algunos que ya estuvieron con anterioridad en el gobierno de Telde pierden fuelle o no aprenden de sus fracasos anteriores volverán, esta vez para siempre jamás a sus casas o a sus oficios peor pagados. Si los que llegan nuevos se convirtieran pronto en entes desconocidos por la calles o en incapaces de gestionar lo que antes afeaban a otros, el destino fatal es el mismo, sólo que ya habrán perdido su virginidad y cualquier hilo de reputación al que sostenerse. Si los que llegan anunciando el cambio se convierten pronto sólo en un recambio recauchutado de lo que había la respuesta de la gente será implacable.  

La cosa está complicada pero, hilen fino, que esto va de votar y también de botar, va de decir la verdad, va de cumplir, va de no fallar.

Si las cosas se desarrollan como parecen estar previstas por el programa y la hoja de ruta trazada por el grupo de gobierno que lo sustenta, podemos tener un pacto de buen gobierno, progresista, nacionalista de izquierdas, gobernante por un mínimo de 8 años y alcaldesa tal vez para mucho más. 


EDITORIAL

Telde tiene un nuevo gobierno. Y nuevo no sólo porque el resultados de las urnas y luego de las reuniones habidas así lo hayan permitido. También es nuevo porque ninguno de los que lo componen está imputado, acusado, investigado o ni siquiera familiarizado con causa jurídica alguna incoada por juzgado alguno. Nuevo parecen nacer sus estilos que, aun no siendo los de PODEMOS, parecen si ser de INTENTEMOS Y MEJOREMOS, cosa de agradecer por aquello de que los tics autoritarios y prepotentes de algunos parece que también serán cosa del pasado. 

                                                                               


No disimulo mi satisfacción porque tanto el PP de Telde (el peor de los últimas décadas), como la Coalición Canaria de Pablo Rodríguez (que pasó de aire nuevo a lo que le viento se llevó), hayan recogido en votos lo que sembraron juntos con sus incapacidades varias. Lo de Unidos por “Canallas” (léase el disfraz de Roque Nublo con el que Guillermo Reyes quiso pagarse la campaña en Telde) también salió fallido y aunque pareciera que su nuevo delfín quiere hacer carrera de Mahatma Gandhi, según anunció en el salón de plenos el otro día, mucho me temo que Reyes lo usará, como a otros tantos, para después botarlo dentro de cuatro años (salvo que Peña sorprenda y reprenda a los “mismísimos” y se aleje de los vicios y maneras de sus dos mentores de pelo blanco). Se puede ganar no ganó, pero poder, pudo y creo que su papel de “pepitos grillos” vendrá muy bien en ese salón de plenos. Ya de entrada eso de “por imperativo legal” supone ruborizar a más de uno y una que van por las esquinas llamándose republicanos, nacionalistas de pro y hasta abanderados de la nueva política pero a la primera de cambio juran lealtades y tiran por tierra conciencias y honor. Sobre Juan Martel adelanto algo. Creo que en estos últimos tiempos ha demostrado tener más arrestos (no lo digo por su casi eterno responsable de Policía) de lo que se pensaba y contra todo pronóstico está y no de cualquier manera en un nuevo gobierno y van … muchos.

Se Puede Ganar: Se Puede Esperar

Y hablando de Martel, algunos que se creen muy entendidos en esto de la política teldense, creo que aún no se han dado cuanta de porqué está en un pacto que ya suma, aparte de por aquella estrategia de mal jugador de póquer que ha demostrado ser Artiles: Juan Martel es el voto número 12 de un gobierno NC, PSOE y CCD en minoría si Artiles vuelve a mostrarse inestable. PODEMOS ya gobernando con NC en el Cabildo, el círculo a cualquier intentona de derrocar a Hernández en Telde queda aritmética y políticamente cerrado y las rabietas, pataletas y demás tetas con nulo margen de maniobra.

Si las cosas se desarrollan como parecen estar previstas por el programa y la hoja de ruta trazada por el grupo de gobierno que lo sustenta, podemos tener un pacto de buen gobierno, progresista, nacionalista de izquierdas, gobernante por un mínimo de 8 años y alcaldesa tal vez para mucho más. 

El PP tiene que encontrar recambio en Telde y no va a ser fácil, en Gran Canaria y Canarias los han echado de gran número de instituciones, a nivel nacional en Noviembre habrá otro batacazo y con él, el entierro de Soria también parece asegurado. 

Dichos todos estos piropos, explicados mis argumentos, expresados mis deseos, adelantados mis pronósticos y colgado algunos de los secretos que atesoro en mi baúl de confidencias políticas de última hora, también digo lo siguiente, que las verdades son gratis sean para agradar pero también para reivindicar. Si algunos que ya estuvieron con anterioridad en el gobierno de Telde pierden fuelle o no aprenden de sus fracasos anteriores volverán, esta vez para siempre jamás a sus casas o a sus oficios peor pagados. 


Si los que llegan nuevos se convirtieran pronto en entes desconocidos por la calles o en incapaces de gestionar lo que antes afeaban a otros, el destino fatal es el mismo, sólo que ya habrán perdido su virginidad y cualquier hilo de reputación al que sostenerse. Si los que llegan anunciando el cambio se convierten pronto sólo en un recambio recauchutado de lo que había la respuesta de la gente será implacable. 

Por mi parte yo les voy a dar más de cien días y sus correspondientes noches, tardes, fines de semana y fiestas de guardar porque sé que la cosa está complicada, conviene recordar que los 100 días de gracias, son tanto para el gobierno, como para la oposición, (parece que fue ayer cuando publiqué mi opinión de los primeros 100 días del mandato del gobierno/oposición, en la anterior etapa, los años corren que vuelan) pero, hilen fino, que esto va de votar y también de botar, va de decir la verdad, va de cumplir, va de no fallar.