lunes, 14 de agosto de 2017

"Caso Bentejuí" (Telde): Una sentencia en tela de juicio . . .

Una sentencia leonina de la Sala de lo Contencioso acaba de concluir que el Policía Local Bentejuí Motas, que venia disfrutando de la conciliación familiar en su cuadrante de servicios ha perdido su derecho, dándole la razón a quién en clara represalia, le castigó (con argumentos falsos, o sea, mintiendo en sede judicial), arrebatándole un derecho que le correspondía y del que venia disfrutando.

                                       
La sentencia está recurrida al TSJC, (Tribunal Superior de Justicia de Canarias). Confío que los magistrados del TSJC eleven el nivel, revoquen la sentencia y que Bentejuí Motas recupere el derecho de conciliación familiar que le corresponde. 




Ya si eso, para resarcirlo (de la sentencia de Sagrario y del juicio y linchamiento mediático paralelo), podrían darle a Bentejuí la oportunidad de leer el tradicional manifiesto por la igualdad (Ley de conciliación de la vida familiar y laboral), en un pleno municipal. 



Ley de conciliación de la vida familiar y laboral … ¿Qué es?

                                                                             

La ley para la conciliación de la vida familiar y laboral son los derechos que tienen los trabajadores para conciliar vida laboral y familiar, según lo que marca la Ley 39/1999 de 5 de noviembre (BOE nº 266 de 6 de noviembre de 1999) y la reforma laboral aprobada por el Real Decreto-Ley 3/2012 de 10 de febrero que supone cambios en el Estatuto de los Trabajadores. Y la ley 3/2007 de 22 de marxo para la igualdad de hombres y mujeres.

La sentencia de Sagrario Vargas se queda en tela de juicio porque no hace justicia, esto es, "el principio moral que inclina a obrar y a juzgar respetando la verdad y dando a cada uno lo que le corresponde".

Bentejuí Motas lo que pide es que se le reponga el derecho a la conciliación familiar que le corresponde y el que disfrutó con su hijo durante dos años y medio hasta que se le arrebató, sin más, en clara represalia, como demostramos con enlaces de las denuncias del policía sindicalista.  

Aclarado que el trabajador le corresponde el derecho a la conciliación familiar (lo venia disfrutando), la sentencia no hace justicia porque tampoco se ha respetado la verdad en los argumentos de la Jefatura para justificar arrebatar el derecho al trabajador, esgrimiendo un cambio en el convenio colectivo. No es verdad, no ha habido cambios. Pero de haberlos sería para mejorar las condiciones laborales de los trabajadores, no para recortarles derechos. Además, por encima de los convenios colectivos, de las empresas y de las instituciones están los derechos fundamentales de los trabajadores.

¿CASUALIDAD O CAUSALIDAD?

                                                                            
¿Es casualidad o causalidad que a Bentejuí Motas se le castigara arrebatándole su derecho a la concialición familiar tras denunciar por ejemplo que "la Policia local de Telde es un barco que hace aguas, sin timón ni sin velas", la "penúltima mamarrachada del jefe de la Policia Local", la que afirmaba que "el jefe de la Policia Local no atiende las demandas de Servicios Sociales", que "el jefe no deja de lucirse", de "vulnerar el convenio colectivo" y que "emplea la táctica del avestruz"?

¿Es casualidad o causalidad que haya coincidido en la retirada de la conciliación familiar al policía tras haber exigido la devolución del galardón como ciudad sin accidente mortal de tráfico (año 2015), ya que quedó demostrado que en Telde hubo al menos un accidente mortal ese año.?

¿Es casualidad o causalidad que el activista social y sindicalista Bentejuí Motas sea el único agente que sufra recortes de derechos, acoso y persecución por partes de los mandos policiales (expedientes y querellas criminales, la penúltima del oficial Batista) por apoyar a los colectivos vecinales de Jinámar en su lucha por la inseguridad vial, para seguir evitando más muertes y accidentes?.

¿Es casualidad o casualidad que una sentencia que no es firme y que entra en el ámbito personal (conciliación familiar) se convierta en noticia y en  linchamiento mediático (la inmensa mayoría muy cobardes, enfundados en el anonimato) en forma de juicio paralelo?