jueves, 7 de septiembre de 2017

La Alcaldesa de Telde traslada a una psicóloga de Servicios Sociales para ponerse en tratamiento

                                                                                


El cinismo de Carmen Hernández (emula al personaje Berta a la hipócrita religiosa, mujer de Antonio Recio, en la Comunidad de vecinos de Montepinar, que es lo que se ha convertido el Gobierno de Telde) y su ansias de poder fue de tal magnitud que llegó a decir que asumiría personalmente Servicios Sociales, que la dotaría de personal y medios para acabar con los problemas sociales. 

Transcurridos dos años y medios del peor Gobierno de la historia de Telde (NC-CC y Martel) el área de Servicios Sociales se encuentra desmantelada, sin personal ni material de trabajo, con listas de espera de hasta un año para recibir a las familias en exclusión social, y la única psicóloga que disponía los usuarios de Servicios Sociales se la ha llevado la arrolladora como gurú y psicóloga personal.

                                                                                
Se podría decir que esa fue la primera mentira de Carmen Hernández, la Alcaldesa Pinocho, tras su toma de posesión. Ya en campaña electoral fue sobrada de mentiras, llegando a conculcar valores maternos que ha pisoteado. Carmen Hernández la hija de Antonio y Maria Eliase ha tragado sus propias mentiras.

                                                                                      
El dato empírico es que en vez de potenciar el área mas sensible del Ayuntamiento, como prometió la arrolladora, lo que ha hecho es desmantelar Servicios Sociales recortándole el presupuestos despojándola de personal y de material de trabajo, desviando dinero de Servicios Sociales y personal laboral, funcionarios y asesores, al gabinete de Alcaldía (tan sólo en prensa hay mas personal que en la redacción de el periódico El Pais), donde acaba de incorporarse una psicóloga que venia prestando su trabajo en Servicios Sociales y en adelante sera la psicoterapéuta personal, una especie de gurú, lo que confirma el sondeo de Onda Guanche que concluyó que "la alcaldesa de Telde Carmen Hernández está como una cabra".



Mentir a la ciudadanía es en si mismo suficiente para exigir su dimisión. De hecho, comparto el pensamiento del líder carismático de su banda, Camilo Guillermo Sánchez Benitez que "mentir es una forma de corrupción política". 

El próximo miércoles, día 13 de septiembre se cumplirán 27 meses de gobierno de laboratorio de Telde. Casi dos años y medio perdidos para el desarrollo económico y social de la ciudad. 27 meses de retroceso de los avances alcanzados y de sufrimiento para la ciudadanía, que recordaremos cuando toque, ha sido con la complicidad de sus socios y rehenes, las concejalas de Coalición Canaria y Martel y su partido familiar que se han vendido al Gobierno a cambio de suculentos sueldos para sus concejales y elenco de asesores, tan sólo Martel, con una concejalía, tiene a dos asesores en nómina y dos subvencionados, en los medios de comunicación.  

Aquel pacto por "el buen gobierno" firmado el 13 de junio del 2015 ha quedado en un fiasco con el incumplimiento con el contrato con la ciudadanía, así como todas las promesas electorales con el eslogan Telde tiene solución.

La alcaldesa Pinocho Carmen Hernández empezó el mandato mintiendo afirmando que asumiría personalmente el área de Servicios Sociales, "porque va a ser prioridad de la alcaldía atender a las familias que peor lo pasan".

Prohibido olvidar que la alcaldesa de Telde Carmen Hernández acaba de venir de vacaciones (cobró 9106 euros de paga extra) cobrando en cada una de las tres paga extra,  lo que cobra de sueldo anual la mayoría de los teldenses. Carmen Hernández que ahora necesita ahora sentarse en el desván de una psicoanalista cobra anualmente más de 36.000 euros, sólo en pagas extras