viernes, 8 de febrero de 2019

Sardiña: "La presión mediática y el apoyo del PP y CIUCA aceleró el pago de las nóminas a los trabajadores de Convenio"

                                                                            

Gonzalo Sardiña trabajador de convenio del Ayuntamiento de Telde en declaraciones que pueden escuchar en formato audio avanza a ONDA GUANCHE que "el pago de las nóminas a los trabajadores y trabajadoras es el fruto de la lucha por la dignidad que yo y Lloyd Rojas activamos, de la presión mediática y de la implicación política del Partido Popular de Telde y Ciudadanos para el Cambio".

Sardiña sigue exigiendo en ONDA GUANCHE que se les de "explicaciones por el retraso de las nóminas y se pida perdón a los trabajadores y trabajadoras por el daño económico y psicológico, así como por el sufrimiento que hemos pasado durante esta semana, porque nos hemos sentido humillados, ninguneados y despreciados. Lo que no han hecho los sindicatos lo hicieron el Partido Popular y Ciuca, por lo que me queda claro que en el gobierno de Telde no hay gente dispuesta a trabajar por sus ciudadanos. No hay líderes, están sólo por el sueldo y sus intereses políticos. También es muy triste y doloroso que no hayamos tenido apoyo de los compañeros y compañeras en esta lucha, porque nos dicen que están sometido al yugo del miedo y el temor, mientras ellos son los beneficiarios del sufrimiento que nosotros hemos pasado y seguimos sufriendo, no sólo daños económicos, sino psíquicos y psicológicos. A mi compañera Lloyd Rojas le ha costado una depresión que la mantiene postrada en cama".


                                                                                

Lloyd Rojas relató en la red insular de emisoras de Radio Las Palmas con el periodista La Provincia Pedro Hernández que puedes escuchar pinchando en este enlace que  fue sometida a una cacería endiablada por emisarios de la alcaldesa, el asesor de Carmen Hernández, Marcos Gerardo Monzón


ONDA GUANCHE dispone de grabaciones ocultas que prueban el trato humillante y vejatorio de los sicarios políticos a la trabajadora de convenio.