miércoles, 20 de mayo de 2015

Los líderes políticos de Jinamar, Alejandro Ramos y Pablo Rodríguez, "el bueno" tachan de "mentiroso" al concejal de Deportes


Aquí les dejo dos cortes de voz de dos líderes políticos de Jinámar, Pablo Rodríguez, "el bueno" candidato a la alcaldía de Telde por CANARIAS DECIDE y de Alejandro Ramos, candidato socialista a la alcaldía por el PSOE que coinciden en calificar de "mentiroso" al concejal de Deportes, Pablo Rodriguez por sus declaraciones sobre el pabellón deportivo, Juan Carlos Hernández.

                                                                             
 
Abajo les dejo la otra perla en forma de audio, con la respuesta contundente del concejal, Alejandro Ramos, candidato socialista a la alcaldía de Telde, al concejal de Deportes, Pablo Rodríguez, con motivo de su intervención radiofónica en el programa El Espejo Canario, en Radio Faycán, a propósito del cierre permanente del pabellón deportivo, Juan Carlos Hernández en Jinámar cuya responsabilidad achaca Pablo Rodriguez al anterior concejal de Deportes de Nueva Canarias, Héctor Suárez, en la actualidad en la lista del cabildo de Coalición Canaria, cuyo candidato a la presidencia, Fernando Bañolas se opuso a la integración al gobierno por considerarlo "tránsfuga".

                                                 

TELDELIBRE ofrece el audio con la intervención de Ramos en Onda Guanche Radio, el vídeo de Bañolas y un segundo vídeo con el acto de inauguración en forma de oKupa del Pabellón deportivo, Juan Carlos Hernández en Jinamar.

                                                                 

Alejandro Ramos: "Pablo Rodriguez es torpe y mentiroso"
Pasen y escuchen al candidato socialista a la alcaldía de Telde, Alejandro Ramos en una intervención a dos bandas, desde los estudios de la emblemática emisora Onda Guanche Radio a propósito de la llamada del comunicador, Alberto García.

                                                                               

 

                                                                Bañolas y el transfugismo