martes, 3 de octubre de 2017

El Plan General de Ordenación Urbana de Telde, el otro mamotreto

Telde tiene dos mamotretos, uno de hormigón en el corazón de San Gregorio, el Palacio de la Cultura y de las Artes y otro de papel, (etimológicamente mamotreto es un libro muy voluminoso), el también inacabado Plan General de Ordenación Urbana, en los despachos administrativos en San Juan, aprobado por mayoría absoluta, pero en la actualidad papel mojado. 

                                                                            
Los dos mamotretos, el Palacio y el PGOU, son herencia de los gobiernos de Paco Santiago. El primero nos ha costado a los contribuyentes unos 10 millones de euros y en la actualidad está convertido en un supermercado de venta de drogas, ocupados por indigentes y prostitutas, (lo mismo que ocurre con las Escuelas Infantiles). El segundo (el PGOU) no se sabe bien, parece que 14 millones, pero hay que dice que llega gasto mas 30 millones de euros.

La alcaldesa ha cumplido su promesa abriendo las Escuelas Infantiles para "ocupas, prostitutas  y vendedores de drogas"

El segundo, el de papel mojado, el documento del PGO ya lleva 14 millones de euros en gastos, según los datos oficiales, y al igual que el primero, es el reflejo de la manifiesta incapacidad de la clase política de la ciudad durante los últimos 30 años.

El caballo de Atila llegó a Telde hace muchos años y sigue galopado ahora por Carmen Hernández, la heredera de Paco Santiago (por donde pasan no crece la hierba) convirtiendo el Patrimonio municipal (Escuelas Infantiles y Palacio de la Cultura y de las Artes) en antros de prostitución y venta de drogas.


                                                                               


Prohibido olvidar para que cuando escuchemos a la heredera de Paco Santiago, la alcaldesa Carmen Hernández desviar la atención de los problemas de Telde y su incapacidad para buscarle solución, al denominado caso Faycán tengamos toda la información histórica de quiénes son los responsables de la situación actual de bancarrota y caos en el que se encuentra la ciudad.

                                                                                    

En el proyecto de presupuesto municipal ordinario, el primero que elabora el Gobierno en dos años no se contempla partida alguna para dar solución a ninguno de los dos mamotretos, lo que en principio quiere decir que no hay voluntad política en el Gobierno de laboratorio de Telde (NC-CC y el partido familiar de Martel) por recuperar para la ciudad el macroespacio que ocupa el mamotreto de hormigón en el centro comercial de San Gregorio, ni para el desarrollo del PGO que podría además de ordenar y clasificar el suelo y desarrollo de la ciudad, legalizar viviendas y reclasificar suelos rústicos, impulsar y dinamizar el crecimiento económico de la ciudad, generando riqueza y puestos de trabajos, sacando a la ciudad de la bancarrota con los ingresos de las plus valía, licencias de obras, entre otras entradas de millones de euros a las paupérrimas arcas municipales. El presupuesto municipal que ha elaborado el Gobierno de Telde es en si mismo otro mamotreto de papel que ha sido elaborado por la misma concejala a la que la Justicia le tumbó todos los presupuestos durante uno de los mandatos con Paco Santiago por contener un arsenal de irregularidades contables. Ninguna confianza representa por tanto que la misma concejala, a saber, Celeste López, porque además tampoco parece haberse reciclado, no consta que haya cursado estudios de Economía, por ejemplo, su último trabajo antes de auparse como concejala de Hacienda y elaborar dos años después otro presupuesto basura, era de vendedora de tela en Ikea.  

Un presupuesto municipal de 83 millones de euros, donde el 80 por ciento es para pagar a funcionarios, trabajadores municipales, a la alcaldesa, a los concejales y a su elenco de inútiles, vagos e improductivos asesores. O sea, que la ciudadanía pagará de sus impuestos 83 millones de euros para recibir supuestamente en servicios básicos, apenas unos 16 millones de euros. Digo supuestamente porque tampoco es real, que se nos queden 16 millones de euros a la ciudadanía, que pagamos 83 millones de euros, porque hay que hacer frente al pago de sentencias por expropiaciones (unos 100 millones de euros) generadas precisamente por no desarrollar el Plan General de Ordenación Urbana de la ciudad. Los contribuyentes vamos hacer rico a propietarios de suelos rústicos que han visto recalificado a suelo urbano sus terrenos por sentencia judicial.

Esta reflexión que tendrá continuación, viene dada tras volver abrir la caja de Pandora el empresario emprendedor Gonzalo Cáceres que tras recibir de AENA vía libre a la construcción del complejo de padel mas importante del mundo avanza en lenguaje del campesino, que el PGO se encuentra en cuidados paliativos y  no se ha desarrollado porque no se prorrogó en noviembre del 2015 la memoria ambiental, lo que de confirmarse podría constituir un delito de prevaricación administrativa continuada por omisión, (el mismo ilícito penal que condenó a Paco Santiago a 7 años de inhabilitación para ejercer cargo público).

Prohibido olvidar

Este ejercicio de memoria histórica en forma de pedagogía política se hace necesario porque un pueblo que olvida su historia está condenada a repetirla. 

Prohibido olvidar para que cuando escuchemos a la heredera de Paco Santiago, la alcaldesa Carmen Hernández desviar la atención de los problemas de Telde y su incapacidad para buscarle solución, al denominado caso Faycán, nos quede claro que es otra mentira de la alcaldesa Pinocho y tengamos toda la información histórica de quiénes han sido y  son los responsables de la situación actual de bancarrota y caos en el que se encuentra la ciudad.