viernes, 13 de febrero de 2015

A 100 días del cambio en Telde

Alejandro Ramos candidato a la alcaldía de Telde por el Partido Socialista Canaria (PSOE) de la Agrupación Local, Juan Negrín

                                                                   ALEJANDRO RAMOS GUERRA

Cien días justos para el 24 de mayo. Cien días de trabajo electoral, de propuestas, de ilusión, de paripé. Cien días que según el partido político reflejarán esfuerzo, marketing o la práctica del “difícil arte de no mojarse bajo un chaparrón”. Antes de llegar a la barrera que hoy superamos, ya hemos visto de qué va a ir la película, sobre todo en los grupos del Gobierno. Cada uno ha tomado su estrategia para llegar a los comicios, fieles cada cual a su personalidad política.









Ciuca está aplicando el silencio por respuesta, con un mutis por el foro con el que parecen querer borrar lo hecho o no hecho de cuatros años para acá. Camaleónicos como los que más, se visten el traje invisible para confundirse en el fondo del escenario político, intentando que nadie piense en ellos, hasta el momento de encontrarse con las urnas, a ver si en cien días se evaporan las memorias de los vecinos a los que han dejado sin respuestas en la sáreas que han dirigido.

¿Qué decir de Coalición Canaria? Sin duda han apostado fuerte por vencer a la memoria también, pero con un estilo más… de altos vuelos, con una inversión brutal en publicidad, en fotos por doquier, en guagua y café. Rocambolescos y magos, como cuando tras la cortina de humo el público ve desaparecer la paloma y despistado no ve la realidad del engaño. Así pretende Pablo Rodríguez llegar a mayo y arrasar con los votos, ser alcalde de una ciudad a la que ha defraudado sistemáticamente durante los últimos cuatro años:defraudó a los profesionales y padres de las escuelas infantiles a quienes se comprometió a ayudar en el tripartito y dejó a su suerte votando a favor de la privatización y cierre; al personal de cultura a quién tampoco ayudó a pesar de ser concejalía de su partido; y del patrimonio histórico mejor no hablar, baste como botón a la muestra, lo ocurrido con la Casa de la Condesa. Silencio,maquillaje y café. Es una pena, porque si dedicase la mitad de esfuerzo a solucionar los problemas reales de los vecinos, otro gallo hubiese cantado.

El PP también vota silencio. Discreción en cuanto a la candidatura,tardíamente confirmada de María del Carmen Castellano, tabú el tema de Francisco López y muchas flores a Darío López por la elaboración de unos presupuestos que califican de “equilibrados” y que, a juzgar por la foto, les hacen muy felices. La mitad de los ingresos del futuro presupuesto se cargarán sobre impuestos y tasas que pagaremos los de siempre, mientras la deuda crece hasta el 292%. Felicidad absoluta y una riada de nuevos afiliados al PP teldense… dicen. La máscara de la felicidad y de los brotes no verdes, sino rosa o tecnicolor, es la estrategia del PP a 100 días de las elecciones.

A 100 días vemos mucho presupuesto para las campañas, los del gobierno han dejado ya el gobierno en un segundo plano para dedicarse a gastar y gastar,haciendo ver a los ciudadanos que son oro colao y que los males de Telde son,o bien herencia, o bien cosa de brujas, nada que ver con su mala gestión, su irresponsabilidad y su falta de empatía con las necesidades de la gente.

Por nuestra parte, arrancamos una campaña austera, cuyo presupuesto no superará los 6.000 euros; continuaremos haciendo la misma oposición constructiva, inquisidora y del lado de las personas, que hemos hecho hasta ahora; y sobre todo, difundiremos nuestro mensaje de tú a tú, teniendo presente la realidad del municipio.

Otro Telde es posible, porque otra política es posible. Es necesario cambiar el chip y abandonar la lista de municipios corruptos, oscuros, que se saltan las recomendaciones del defensor del pueblo, que no pasan información ala oposición, que manejan los medios a su antojo. Por salud ciudadana debemos cambiar eso. Por suerte estamos cerca, 100 días para el cambio, 100 días para la política de personas.




          
       


ALEJANDRO RAMOS GUERRA