martes, 3 de marzo de 2015

ULTIMÁTUM DE LA ALCALDESA A LA ESTACIÓN REPSOL DE LAS REMUDAS

                                                                              

Según acaba de saber Telde Libre Digital la estación de Servicios Repsol en Las Remudas será cerrada este jueves, día 5 de Marzo y se procederá a su demolición durante las próximas semanas, tras los estudios técnicos correspondientes, ya que al ser una actividad nociva y peligrosa, su demolición requiere un protocolo especial, según han informado los técnicos al gabinete de alcaldía. El hecho cierto es que la alcaldesa ha dado un puñetazo en la mesa y la ha dicho a Pablo Rodríguez, "hasta aquí las clases" y ha retomado la ejecución de la sentencia con dos ovarios y un ultimátum. 






LLEGÓ MARI CARMEN Y MANDÓ A CERRAR

Según las fuentes de este enlace digital, ha sido la alcaldesa de Telde, Mari Carmen Castellano la que ha ha dado órdenes concretas y concisas para hacer cumplir la sentencia que ordena la demolición de la estación de Servicios Repsol en Las Remudas, dando un ultimátum para que proceda a su cierre de forma voluntaria este jueves día 5 de Marzo, de no hacerlo se procedería a su precinto por parte de la Policía Local, este mismo viernes, día 6 de Marzo.

La alcaldesa confía asimismo que sea la empresa la que ejecute las obras de demolición de la estación, caso contrario, lo haría el ayuntamiento y le pasaría la factura.

Castellano ha tenido que retomar el expediente judicial que ordena al ayuntamiento a demoler la gasolinera de Las Remudas, que viene perturbando la tranquilidad y el sosiego de los vecinos de la zona, ante la manifiesta desidia de Urbanismo, que ya hace mas de 6 meses se comprometió a ejecutar la sentencia antes de la aprobación del PGO, información que avanzamos en ese enlace digital con audio, como pueden escuchar en declaraciones de Pablo Rodríguez, el pasado mes de Agosto del año pasado, durante una tertulia en el Casino, La Unión, retransmitida en directo por la emblemática emisora, ONDA GUANCHE RADIO, 106.5,
  

La alcaldesa, Mari Carmen Castellano ha hecho un seguimiento riguroso técnico y jurídico para que se proceda a ejecutar la sentencia de demolición, conforme a Derecho y ha dado un ultimátum a la empresa, en el sentido de que si no cierra voluntariamente este jueves, será precintada por la Policía Local.