miércoles, 18 de enero de 2017

Abraham (con h), de asesor estrellado a concejal in pectore

                                                                                   
Abraham Santana del futbolín de la Casa de la Juventud al Salón de Pleno

El pasado viernes día 13 de enero se cumplieron los primeros 19 meses de gobierno de laboratorio en Telde. Cuando se firmó el pacto por el "buen gobierno" el 13 de junio del 2015 había una mayoría de 15 concejales. En la actualidad tan sólo quedan 7, en tanto se incorpora Sarito (tras la dimisión de Pablo Rodríguez), Marta Hernández (NC) que está de baja por larga enfermedad y Natalia Santana (NC) que ha establecido su residencia en Fuerteventura y cuya dimisión parece inmediata, para ser sustituida por otro igual de vaga e inútil que Natalia, el "asesor" estrellado Abraham Santana, que hace meses no se le ha visto por su lugar habitual de "trabajo", o sea, jugando al futbolín en la Casa de la Juventud (nos cuesta 3000 euros al mes a los contribuyentes) cuya contratación según la banda de la arrolladora era perentoria, o sea, "determinante, decisivo o definitivo". Otro enchufado tarambana, pánfilo y gandul del gobierno basura de Carmen Hernández, su banda y cómplice que se retrata en su perfil en el facebook: Abraham Va Con Hache. 

Este analfabeto funcional escribe el verbo "Va" y la preposición "Con" en mayúsculas, así como "Hache" cuando se escriben con minúsculas por no ser ni principio de una frase ni continuación de un punto, (seguido o aparte), por no ser nombre propio, entre otras cosas. 



Abraham Santana, enchufado inútil de Nueva Canarias en el gobierno basura de Telde que en breve se sentará en el salón de pleno llegó a creerse desde  su lógica difusa que era un asesor estrella, retratándose en su indigencia política en las redes sociales, diciendo entre otras sandeces y  mamarrachadas que "la plantilla municipal es mas amplia de la que se necesita", cuando precisamente la arrolladora en su peregrinaje radiofónico patrocinados el martes 17 de enero, dijo hasta la extenuación que "el ayuntamiento necesitaba mas personal".
                                                                         

Telde es la oveja negra de Nueva Canarias en la isla, con una alcaldesa imputada, que ha demostrado que le queda ancho el traje, que no tiene madera política, carece de capacidad y de autoridad para coordinar a su propio equipo, no tiene empatía, y no le ayuda su carácter de arrolladora infumable, que ha propiciado la salida de sus socios (MXT y PSOE) en un tan sólo un año (Juan Francisco Martel no se ha ido, porque prefiere aguantar a la arrolladora por cuatro mil euros al mes, que volver a dar a comer de comer a las vacas en la granja del Cabildo por 900 euros al mes), abocando al desgobierno que se encuentra en cuidados paliativos a una nueva minoría sin ninguna posibilidad de recomponer un mayoria que devuelva la estabilidad al gobierno que siempre ha siempre desgobierno. 

                                                                          

Un gobierno basura, con concejales sin vocación de servicio ni capacidad de gestión,  un gobierno en minoria, contra una mayoría de 17 concejales, por tanto un gobierno sin legitimidad, en la que la alcaldesa imputada, su banda, cómplices y rehenes (CC y CCD) se aferran por los sueldos que no merecen, ni la alcaldesa que se acaba de embolsar otros 9106 euros (sueldo y paga extra de diciembre) ni su elenco de concejales e inútiles, improductivos y vagos asesores, mientras más de 20.000 familias en exclusión social siguen con las neveras vacías en Telde, sin ser recibidas por Servicios Sociales al carecer de personal. Un desgobierno infecto que a punto estuvo de perder mas de un millón de euros en subvenciones y 200 puestos de trabajos de no ser por el gesto de la concejala socialista de Desarrollo local, Soledad Hernández de pagar de su bolsillo mas de 2000 euros, sin que ni siquiera le han hayan dado las gracias, y que por una gestión de sus compañeros socialistas le serán devuelta por la empresa municipal Aguas de Telde que era la deudora a la Hacienda estatal, impidiendo que la ciudad se beneficiara de subvenciones y proyectos de trabajo hasta su liquidación por la incompetencia e irresponsabilidad de la concejala imputada de Economía y Hacienda Celeste López que a punto estuvo de dejar a Telde sin 1.2 millones de euros y a 200 jóvenes sin trabajo.