miércoles, 15 de marzo de 2017

El "gatopardismo" de la arrolladora Carmen Hernández

La gata de la imagen (Carmen Hernández, se mira en el espejo y se ve a sí misma como un león) bien podría mirarse en el espejo y verse tal como realmente es y aún así sentirse hermosa, perfecta y feliz. Carmen Hernández  (Alicia en el país de las maravillas) está encantada de haberse conocido.                                                                        

La alcaldesa de Telde Carmen Hernández convertida en una caricatura de si misma  sigue haciendo el papelazo a (no gobierna, interpreta un papel) a golpe de impulsos, a remolque de la prensa y redes sociales, en la permanente improvisación. El mini gobierno de chapa de Telde ha gestionado la ciudad como la Comunidad de Montepinar.

La penúltima de Carmen Hernández es el cambio de cromos en la concejalía de Personal y en el reparto de estampitas, aprovechando la incorporación del nuevo concejal. 

Lo de Carmen es de "gatopardismo", esto es, "cambiar algo para que nada cambie".

Las personas con un bajo nivel de autoestima deben revisar la imagen que tienen de sí mismas, porque normalmente esa auto-imagen está distorsionada y suele mostrar rasgos que en general son perfectamente normales, pero que aparecen exagerados como si se tratara de defectos inaceptables.

Cualquier relación de amor, incluida la que tenemos con nosotros mismos, se debilita si está basada en fantasías. Cuando lo que nos gusta de alguien es algo irreal o ilusorio, tarde o temprano tendremos un desengaño.

El "gatopardismo" de la arrolladora en la concejalía de Personal consiste en un cambio de estampitas, colocando a sus afines en puestos de control,  por si regresa el hijo pródigo (grupo socialista) poder mangonear Personal, como mismo está haciendo con la Asesoría Jurídica, con la sumisa interventora y con la "incompetente" secretaria accidentada.


                                                                                         

Arístides Rodríguez, portavoz de la plataforma ciudadana Telde Responde no pudo encontrar mejor parecido de Carmen Hérnández en el personaje Berta (arrolladora, mentirosa compulsiva, hipócrita religiosa, falsa y cínica), en la serie televisiva, La Que se Avecina.

                                                                                 

La arrolladora, venida a ser la Alcaldesa Pinocho de Telde subestima la inteligencia de la ciudadanía. Carmen Hernández, una polítca sin principios ni valores (vive en un mundo virtual paralelo) ha tenido un brote el mediodía del miércoles, día 15 de marzo haciendo una especie de remodelación en el mini gobierno de laboratorio, aprovechando la entrada del nuevo concejal Abraham Va con H

La alcaldesa Carmen Hernández limita a las delegaciones de Juventud y Protección Animal al nuevo concejal y castiga a Juan Martel despojándole de la concejalía de Tráfico en favor de Eloy Santana


La irresponsabilidad y temeridad de este mini gobierno de chapa es de libro. Ni queriendo se puede ser tan nefasto e inútil en la gestión política, en prácticamente todas las áreas de "responsabilidad" política, con un elenco de asesores tan vagos e inútiles como la arrolladora y su banda de concejales, con la excepción del grupo socialista con una gestión marcada por la dedicación y entrega, habrá que destacar el trabajo de hormiguita de algunos de los concejales socialistas, un trabajo de 16 meses que quiere vender como propio la banda política de la arrolladora, en una carroñeria política que le precede. 

                                                                                 

La arrolladora Carmen Hernández se ha venido a descubrirse como una loba disfrazada de hormiguita que despreció y ninguneó a sus principales socio del buen gobierno, aferrándose como una lapa al sillón de la alcaldía con el apoyo de Coalición Canaria, partido que dijo no incluiría en su mini gobierno de laboratorio, con sus dos concejalas, una de ellas Gloria Cabrera expulsada de Nueva Canarias precisamente por la arrolladora que la convirtió en tránsfuga en el gobierno anterior. 

La arrolladora ha pasado de pedir a la ciudadanía que castigue el transfugismo de su ex compañera Gloria a darle cobijo y responsabilidades política en su mini gobierno de chapa.