jueves, 7 de junio de 2018

Jesús Calzada: "Telde sigue teniendo pendiente un reconocimiento institucional a David Hatchuell"

El  Policía Local teldense Jesús Calzada Negrín en comisión de servicios en la Policia Foral de Navarra siempre se ha sentido orgulloso de su profesión, de hecho sus dos amores son Ikuska su mujer a la que ama profundamente y que vivirá siempre en su corazón (de hecho, vive junto a las cenizas de su gran amor Ikuska) y su otro amor es la policía.

                                                                  


Estas líneas que escribo desde el aire con el corazón son en homenaje a esa gran mujer Ikuska Gómez Etxabe, la esposa de Jesús Calzada Negrín y un recordatorio que 9 años después viene a reclamar "Txus", esto es, un reconocimiento institucional de Telde al veterano periodista y locutor David Hatchuell.

Me cabe la satisfacción de ser amigo del alma desde la niñez de Jesús Calzada Negrin "Txus" como tambien se le conoce cariñosamente, ha sido para siempre para mi como un hermano. 

He seguido la brillante trayectoria profesional de Jesús Calzada, como policía, criminólogo y profesor de Seguridad, etapa  de pedagogía de la juventud que compartimos, ya que "Txus" impartia clases de Seguridad, mientras Paco Artiles y yo dábamos clases de natación, salvamento y socorrismo en el Polideportivo municipal.       

                                         
                                                                             


Jesús Calzada Negrín, “algo pariente lejano” de un ilustre canario, Juan Negrín López, que fue miembro del partido socialista y presidente del Gobierno de la II República entre 1937 y 1945 ya en el exilio, donde murió en París en 1956. 

 "Txus" es de familia numerosa, casi el más joven, el decimocuarto de los quince hermanos hijos de Pilar y Bernardo, su padre un precedente para él, ya que fue subinspector de policía en Telde, donde ingresaría siguiendo la profesión paterna en 1987. Como policía, "Txus" decidió formarse y comenzó siendo miembro del Cuerpo de Operaciones Especiales, aprobó y lleva 30 años “con la gente del pueblo”. Además, es diplomado en Criminalística e Investigación Criminal, y también en Coordinación de los centros 112 de asistencia a accidentes y otras emergencias.

En Telde, su ciudad natal siempre ha sido muy querido por su virtuosa sencillez y su generosidad. 

"Txus" en Telde siempre fue el policía amigo, servicial y cordial. Se enfadaba conmigo cuando hacía público que hacía compras de víveres a familias en exclusión social en el Valle de Jinámar donde patrullaba habitualmente.  

De "Txus" dicen los que le conocen que “nos ha tocado la lotería, por la humanidad que transmite”, comprometido un tiempo en Proyecto Hombre si algo le supera es el problema de las drogas, y sobre todo no soporta que la vendan a la puerta de los colegios: “Me duele terriblemente, porque muchos escolares son niños que aún desconocen lo que hacen y los peligros que la droga trae consigo”. Le gusta jugar a pelota, y hablar en euskera cuando entra a una tienda o a un bar y pedir“ebaki bat, mesedez” (un cortado, por favor) o saludar “egun on” y“eguerdion”, y si se lo piden está dispuesto “a lo que sea, a sembrar, a cortar hierba o ordeñar las vacas”, el caso es ayudar. Y sueña con poder quedarse en Baztan aunque sabe que eso ya no está en su mano.

"Txus" desde Navarra donde mantenemos el contacto me transmite un abrazo apretado a sus compañeros y compañeras de la Policía Local de Telde, del Cuerpo Nacional de Policía, Protección Civil y de forma muy especial a la gran familia del Leroy Merlin, donde conoció al amor de su vida, fruto de un matrimonio con la que tuvieron a su única hijaAinhoa.

A Jesús Calzada en Navarra como en Telde le sigue gustando patrullar a pie mucho más que en coche, porque ofrece la posibilidad de saludar, conocer y hablar con la gente, y ayudarles si lo necesitan. Siente un gran respeto y cariño por la gente de cierta edad, y le gusta preguntarles si desean que les ayude a cruzar la calle “lo que creo que les sorprende pero que te agradecen con unas palabras o una sonrisa y ese es el mejor premio que uno puede recibir”.

Para tí, querido amigo y para tu amor que vivirá siempre contigo en el corazón, te escribo estas lineas desde el cariño y el respeto, con el corazón, desde la inmensidad del infinito. 

Gracias por existir amigo. Milesker.

Un abrazo apretado, agur hermano.


Manuel Ramón Santana