sábado, 31 de enero de 2015

MURIÓ ADOLFO SANTANA, LEYENDA DEL PERIODISMO CANARIO




HASTA SIEMPRE, AMIGO DEL ALMA . . . 



Se nos fue Adolfo Santana, el último periodista de raza. 
Aquí les dejo en vídeos y audio, el último adiós a un compañero, maestro y amigo del alma, con la última entrevista concedida a TeldeEnfiesta y el poema espontáneo de Agustín Cabrera Santana, que dedicó al malogrado, Adolfo, que en paz descansa. 



Manuel Ramón Santana

Los vídeos y la brillante entrevista que pueden visualizar fueron realizadas por el director de TeldeEnfiestas, Agustín Cabrera Santana, con la realización técnica de Agustín Pérez Cabrera, subdirector de la plataforma digital audiovisual. El audio es de Onda Guanche Radio, saludando el nacimiento de LA HOJA, al que se sumó como colaborador. 

El compañero y amigo del alma, Adolfo Santana en la entrevista con Agustín Cabrera Santana que ofrecemos en vídeo dice de la fiesta de Lomo Magullo "que es una de las que más sabor popular tiene en el municipio y considera que es fiel reflejo de la relación histórica con la tierra, basada en la agricultura, y la generosidad de sus gentes con la aportación de productos que tanta falta hacen hoy”. Estrechamente vinculado a la actualidad, Adolfo Santana ejerció como periodista desde hace cuarenta años, “desde que estudiaba en el Instituto Laboral de Telde he hecho periodismo, han sido 35 años en plantilla de periódicos, y con emisoras de radio, son 40 años en la profesión”, le espetó Adolfo Santana en su última entrevista audiovisual, al director de TeldeEnfiestas, Agustín Cabrera Santana. 




En el audio de Onda Guanche Radio, Adolfo Santana saluda el nacimiento de LA HOJA, "porque la pluralidad es imprescindibles para una sociedad sana", donde confirma su colaboración en la revista impresa LA HOJA, el germen de la histórica HOJA POPULAR CANARIA evocando palabras de recuerdos hacía Manuel Ramón y de nostalgia y reconocimiento del trabajo periodístico de López Galán, fundador de la primera edición de la revista gratuita, "una forma de hacer periodismo que desapareció con su muerte" recordando a Chano López Galán.

Me quedo con la última imagen de Adolfo en vida en su casa en Lomo Magullo, a la que acudía con bastante frecuencia para echar una "parrafiada" de varias horas con el maestro.
Nieves, su esposa se sorprendía de como Adolfo podía reírse y divertirse tanto en nuestras conversaciones, pese a su delicado estado de salud y cuando me despedía me lo decía y me refería que era muy feliz escuchando reír a su marido. 

Hasta siempre, maestro, amigo del alma y compañero . . .