miércoles, 29 de abril de 2015

La apología del desacato del concejal querellas, Guillermo Reyes, en video

                                                                                   

Aquí les dejo una perlita cultivada en un extracto de 2 minutos, en vídeo (realizado por telde.tv), de la última sesión plenaria del ayuntamiento de Telde, donde pueden escuchar algunas sandeces y chorradas del concejal querellas, Guillermo Reyes, dando lecciones jurídicas, incluso al secretario general del ayuntamiento, arremetiendo sin tino contra la decisión de un Tribunal de Justicia, por exigir la ejecución de una sentencia judicial, con apercibimiento expreso de "multa mensual de 600 euros a la alcaldesa, Mari Carmen Castellano y la condena penal por desobediencia", si no ejecuta la sentencia. 

La alcaldesa ya ha sido multada anteriormente con 1000 euros por desobediencia a una orden judicial.

Guillermo Reyes en una manifiesta apología del desacato muy propia de su indigencia política, se opone al cumplimiento de una decisión judicial del TSJC que en sentencia firme ordena al ayuntamiento a ejecutar el pago a una empresa, sin embargo, el mismo quiere cobrar del ayuntamiento facturas privadas de un pleito particular y a través de su hijo, ahora candidato de Hundidos presenta al cobro facturas del Caso Faycán, entre otras, de una de sus concejalas acusadas de corrupción política, exigiendo su pago al ayuntamiento en un plazo máximo de 30 días.

Consejos vendo y para mi no tengo.


                                                                                     
                                 
                                                          Video, duración: 2, 56 minutos                                                                                           

Guillermo Reyes que va de sobrado y de ilustrado, dice sandeces y chorradas, manifestando un analfabetismo político funcional. Y me explico.
Su inconsistente y patético argumento además de ser una "cantinflada" no se ajusta a la verdad.  Es una perogrullada. 
Para empezar no es un juez el que ordena ejecutar la sentencia, es un Tribunal (Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias), en un procedimiento de ejecución, que de no haber sido tan moroso el ayuntamiento, nos hubiésemos ahorrado muchos miles de euros por los intereses demora que ahora tenemos que pagar.

Olvida el concejal Reyes que cuando tomó posesión juró: "Respetar y hacer respetar la Constitución Española". Conviene recordar al "sabio politólogo" Reyes, de profesión concejal, que la ley de leyes que el juró respetar y hacer respetar, dice en su Titulo VI, artículo 118: "Es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones firmes de los Jueces y Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del proceso y en la ejecución de lo resuelto"






El acosador, Guillermo Reyes, tiene la poca vergüenza de preguntar a la alcaldesa si "se le va a presentar una queja al juez, por quitarle autoridad a esta institución por exigir el pago a una empresa por la ejecución de la sentencia", cuando el mismo, a través de su hijo, el candidato de Hundidos al cabildo, Daniel Reyes presenta facturas al cobro, del Caso Faycán y otra factura de un pleito personal de su padre, en su endemoniada cacería contra mi, en el que se pide que los ciudadanos le paguemos de nuestros impuestos otra factura al abogado Jose Mateo, el mismo, que ha cobrado, junto a su padre cientos de miles de euros de las arcas municipales.


O sea, que la teoría de Guillermo Reyes es que el ayuntamiento tiene que pagar las facturas del que el mismo se beneficia, se adjunta una de mas de SEIS MIL EUROS, las que presenta del Caso Faycán, su cachorro el picapleitos, ahora degradado en su dinastía política, en el clan residual de los septuagenarios, pero hay que rechazar el pago de facturas por servicios prestados, exigido al ayuntamiento, mediante sentencia judicial de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Guillermo Reyes lleva 15 años tomándonos el pelo, subestima la inteligencia de la ciudadanía a la que da por gilipollas.

Guillermo haría bien en hacérselo mirar.