viernes, 3 de abril de 2015

La metamorfosis de Pablo Rodriguez: Del Nenuco a Pachulí

Aquí les dejo mi artículo publicado en la sección, Opinión en la 3 en la revista impresa, La Hoja Popular Canaria, de la edición de marzo, 2015.

Manuel Ramón Santana

Cuando el niño Pablo llegó al gobierno de la falda de Mari Carmen llegaba duchado, con aires nuevos y desprendía olor a colonia nenuco. El niño olía a niño. Ha transcurrido 4 años y aquel olor ha quedado disipado, ahora el niño se ha hecho grande y huele a pachulí.

                                                                               


Del Nenuco al Pachulí el niño Pablo ha ido superando etapas en el desarrollo político cognitivo, que evocan la teoría del constructivismo genético de J. Piaget.

Atrás quedo el niño del comics, que como ocurre en la etapa sensiomotora los niños aprenden a manipular objetos, aunque no pueden entender la permanencia de estos objetos si no están dentro del alcance de sus sentidos. Por eso Pablo todavía oliendo a nenuco se alejó del comic. 

Pablo también ha logrado superar la etapa preoperacional, coincidiendo con la dimisión por razones todavía desconocidas de su compañera concejala, Migdalia Rodríguez, concejala virtual de Deportes y actividades sin pabellones. En este tramo es donde cambia del nenuco al puchulí, del whatsapp a la red de redes, aprendiendo a interactuar con su ambiente de una manera más compleja, en una etapa marcada por el egocentrismo, o la creencia de que todas las personas ven el mundo de la misma manera que él, llegándose a creer el Kennedy de Telde. El último tramo de esta etapa superada por Pablo lo marca la nominación de Telde, Ciudad Europea del Deporte.

                                                                               
                                                                                         

Es claro que Pablo refiere una manifiesta incapacidad de entender la reversibilidad y debido a que se centran en sólo un aspecto del estímulo, por ejemplo la altura, sin tener en cuenta otros aspectos como la anchura. No se entendería de otra forma que postulara para Ciudad Europea del Deporte a Telde, con los pabellones cerrados o en avanzado deterioro, o el abandono al que ha está sometido los clubes y los deportistas, algunos de ellos de relevancia internacional, que han tenido que costearse de sus bolsillos las salidas, y estancias, pernotando en los aeropuertos por falta de subvenciones.

                                                                         
                                                                         
Es claro que Pablo tuvo problemas con el factor de la Conservación, que es la capacidad para entender que la cantidad no cambia cuando la forma cambia. Es decir, si el agua contenida en un vaso corto y ancho se vierte en un vaso alto y fino, a Pablo le ocurrió le que le pasa a los niños que en esta etapa creen que el vaso más alto contiene más agua debido solamente a su altura. Todos los indicadores reflejan en Pablo a un muchacho de pensamiento abstracto que sigue viviendo en un mundo virtual, 3.0

                                                                              

El Pablo del pachulí se puede decir que ya ha llegado a la etapa de las operaciones formales, por su capacidad de razonar en contra de los hechos. Ya tiene la capacidad para formular hipótesis, ponerlas a pruebas y buscar soluciones a través de TeldeActualidad, de las redes sociales y la red de redes.


Ya Pablo 2015 huele a pachulí. un perfume muy útil para las personas que sienten una merma en las capacidades de seducción, un sentimiento de inferioridad o una privación sentida como injusta, alguna insatisfacción política o una frustración que suelen desencadenar, periódicamente, manifestaciones emocionales cargadas de resentimiento, que intenta superar mirándose en las vallas gigantes que he hecho colocarse, para elevar su autoestima.

Como se sabe el pachulí conviene a las personas que no han podido asumir del todo la carencia o la pérdida, y necesitan estallar cíclicamente, y liberarse de sus emociones internas. Para los que creen que no les quieren lo suficiente, o que nunca tienen bastantes pruebas de afecto o aprecio.

                                                                              

Cuando Pablo sea un hombre curtido en estas lides y bucee a través de las hemerotecas la historia política de Telde podrá comprobar que las elecciones no la ganaron los que vendieron su alma a un medio, por muy potente que sea el medio. Paco Santiago perdió dos elecciones en diferentes etapas políticas por cometer ese error y subestimar a algunos medios que consideraban no influyentes. Y tuvo el valor y coraje de reconocerlo públicamente. La mejor campaña electoral es la que se realiza con el trabajo día a día, desde que toma tu responsabilidad política.



                                                                               

                                                                             



No se puede en dos meses convencer a una ciudadanía a la que se ha dado la espalda durante casi 4 años. Pablo Rodríguez haría bien en aprender de los errores en su primera aventura política, especialmente el que refiere a la falta de habilidades sociales, así como de la inutilidad de muchos de su séquitos que han hecho de floreros, no me queda claro si por incapacidad, por no saber realmente las funciones encomendadas o por vagancia. 

En la era de la tecnología y la comunicación las redes sociales y los diarios digitales son útiles como herramientas de transmisión, pero también se puede convertir en arma arrojadiza, si la utilizas como cortina de humo subestimando la inteligencia de la ciudadanía. 

(*) Manuel Ramón Santana, redactor jefe de LA HOJA es profesor especialista en Educación Especial, (Universidad de Burgos).