viernes, 10 de julio de 2015

Cacería policial con alevosía y nocturnidad en Clavellinas

Los vecinos de Clavellinas denuncian una cacería de una pareja de  policía local que en altas horas de la madrugada han venido multando a vehículos de residentes.

                                                                                        

Los agentes de la policía local actuaron por iniciativa propia con alevosía y nocturnidad, siendo por tanto responsabilidad personal de los agentes actuantes, porque intervinieron sin mediar orden en la cacería en Clavellinas, con mucha mala "lechita", por lo que resulta evidente, que tanto "el palomero" como el "lechita" se han extralimitado en su cacería, ya que al menos, podía haber avisado con una nota informativa a los propietarios de los vehículos, en vez de sancionar con multas de 200 euros, un día y el otro, a vecinos de la zona que son los que les paga sus sueldos.


Juan Francisco Martel, concejal de Policía de Telde

El concejal de Policía, Juan Francisco Martel debe intervenir de inmediato para anular las sanciones de los agentes a los vecinos de Clavellinas, y lo debe hacer de forma urgente "poniendo oído", a las denuncias de los residentes, por responsabilidad política y por coherencia, ya que es público que Martel es enemigo de la que la policia local se convierta en cazadores de los ciudadanos, porque como decía acertadamente el concejal de Policía, Juan Francisco Martel, "poner el odio en la ciudadanía es la única forma de construir el futuro de Telde".

Conviene recordar que la policía local es la imagen de la corporación. Y entre sus funciones la mas importante es la servir a la ciudadanía, desde la información y la prevención. Es obvio que sancionar a vehículos de madrugadas con multas de 200 euros es desproporcionado, dejando a los residentes en la mas absoluta indefensión, como denuncia la plataforma digital audiovisual, teldeenfiestas.

La mala "lechita" de uno de los agentes actuantes me evoca en el recuerdo un incidente ocurrido hace unos años en el Centro de Comunicaciones de la Policía Local cuando se comprobó que un agente se había llevado para su casa un armario empotrado y cuando se le pidió explicaciones (no se abrió expediente, ni se le sancionó) la explicación que ofreció a sus superiores es que se lo llevó a su casa "para hacer otro igual".