domingo, 25 de diciembre de 2016

Telde: Del "buen gobierno" a gobernar contra la mayoria

                                                                             

Telde no merece este desgobierno municipal, ni este gobierno de nuevo en minoría representa la voluntad mayoritaria expresada en las urnas por los ciudadanos y ciudadanas de nuestra ciudad. 

El dato empírico es que "el buen gobierno" de Telde que nació muerto ha derivado en un gobierno de laboratorio contra la mayoría. 


Esto es, un desgobierno de 10 concejales (incluyendo a los de los aires fétidos y la concejala virtual Natalia Santana (NC), que vive en Fuerteventura), contra los 17 ediles restantes. 

Me explico.


                                                                 


                                                                                   


ASÍ GOBIERNA LA ARROLLADORA CARMEN HERNÁNDEZ CONTRA LA MAYORÍA EN TELDE


Permíteme que insista pero la arrolladora Carmen Hérnández  que gobernaba Telde con el 51,09 por ciento del espectro político municipal, gobierna ahora contra la mayoría, con el 34, 19 por ciento de la voluntad popular, con 10 concejales en el desgobierno (incluida la concejal de NC que vive y trabaja en Fuerteventura) contra 17 en la oposición. 

                                                                         

La alcaldesa Carmen Hernández además de por su manifiesta incompetencia, por salud e higiene democrática ha perdido la legitimidad para seguir gobernando en Telde. De verdad: ¿Tanto cuesta entenderlo, Carmen Rosa?

El pacto político de Telde bautizado como el "buen gobierno" rubricado el 13 de junio del 2015 ha sido en la práctica una quimera, al igual que el "contrato con la ciudadanía" del partido que sustentaba el "cambio progresista" (NC) derivando en un recambio recauchutado del gobierno anterior, sembrando juntos desasosiego, intranquilidad y congoja en una ciudadanía que hemos venido sufriendo durante 18 meses un desgobierno en la zozobra permanente, con su inestabilidad continúa, por los brotes psicóticos de una alcaldesa arrolladora (para los lectores del diario digital Onda Guanche está como una cabra) que ha devuelto la crispación a la vida política y social a la ciudad. 


                                                                             
El gobierno de laboratorio de Telde no ha cumplido ni una sola de las promesas electorales y el "cambio progresista" tras la salida de MXT y el PSOE ha convertido a este desgobierno en la continuidad del anterior sustentándose con los mismos socios que el gobierno del PP (CCD y CC), también con sus presupuestos antisociales que tendrán que volver a prorrogar al volverse a encontrar el minoría un desgobierno que ya no representa la voluntad popular expresada en las urnas. 


Algunos que ya estuvieron con anterioridad en el gobierno de Telde han perdido  fuelle, no han aprendido de sus fracasos por lo que están condenados a volver, esta vez para siempre jamás a sus casas o a sus oficios peor pagados

Los que han llegado nuevos se convirtieron pronto en entes desconocidos por la calles, en incapaces de gestionar lo que antes afeaban a otros, por lo que su destino fatal será el mismo, sólo que ya habrán perdido su virginidad y cualquier hilo de reputación al que sostenerse. Los que  llegaron anunciando el cambio se conviertieron pronto sólo en un recambio recauchutado por lo que tienen que recibir la respuesta implacable de la gente, porque esto va de votar y también de botar, va de decir la verdad, va de cumplir, va de no fallar


CARMEN HERNÁNDEZ LLEVA EN EL PECADO LA PENITENCIA

La gobernabilidad de Telde está hoy por hoy en la oposición municipal de Telde que tiene que anteponer los intereses partidistas a la recuperación del buen gobierno. Es responsabilidad de la oposición exigir la dimisión de la alcaldesa y devolver a la ciudad un gobierno de salvación municipal. 
                                                                         

La arrolladora convertida en una caricatura de su misma que acaba de cobrar otra paga extra de 9.106 euros, sigue con cortinas de humo buscando una estabilidad política que sabe que no va a a conseguir, para seguir en la mamandurria. Ahora toca que Carmen Hernández que lleva en el pecado la penitencia, sea sometida bien a una moción de censura (un año alcalde Alejandro Ramos otro Juan Francisco Artiles) o someter al desgobierno a una cuestión de confianza por parte de los grupos políticos que conforman la oposición municipal para que le quede claro que los 17 concejales de la corporación contra quienes gobierna no son "sus bichitos" en el gobierno de laboratorio de la alcaldesa bióloga.

PROHIBIDO OLVIDAR: DE AQUELLOS BARROS SON ESTOS LODOS



Lo que mal comienza mal acaba. En Telde quienes hacemos información libre e independiente comprometida con la verdad y no estamos en nómina del desgobierno de Telde llevamos muchos denunciando la manifiesta incompetencia de la alcaldesa y su gobierno.

El decano de los periodistas y veterano locutor David Hatchuell en declaraciones que pueden escuchar en formato audio realizada en noviembre del año pasado, dijo sentirse decepcionado con la alcaldesa de Telde el quinto mes de gobierno cuando todavía gobernaba con Más por Telde y el PSOE y los concejales de CC por entonces en la oposición, con los que ahora se ha alineado a quién la concejala Gloria Cabrera tachaba a Carmen Hernández y a su organización política NUEVA CANARIAS, de "facistas".

                                                                                 




De aquellos barros son estos lodos quedándonos claro que Telde tiene solución: despojar del gobierno a quiénes han retrocedido el desarrollo económico y social de la ciudad. Telde sigue sufriendo un gobierno de laboratorio en minoría y crisis permanente, en la improvisación, desde la indigencia de concejales y asesores torpes, inútiles y vagos en una manifiesta incapacidad de gestión.





Un desgobierno que no sólo no ha gestionado, sino que ha conseguido aumentar el sufrimiento de la ciudadanía, el paro y la pobreza, perdiendo millones de euros en proyectos y subvenciones para Servicios Sociales y la creación de puestos de trabajo.

Un gobierno de laboratorio que vuelve a estar en minoría, gobernando contra la ciudadanía. De profesor a profesora le recuerdo a Carmen Hernández que cuando en un aula suspende más del 50 por ciento de los alumnos el problema es del profesor/a.

Del "buen gobierno" a gobernar contra la mayoría. La mayoría de la corporación que representa la soberanía popular.

                                                                         

Telde no aguanta más.