martes, 4 de septiembre de 2018

El caso Faycán termina como comenzó, con filtraciones a la prensa

                                                                                   



Recomendamos escuchar la entrevista completa, de un gran nivel y altura periodística en la página oficial de la emisora decana de Canarias. 

En esta entrega nos quedamos con una perlita cultivada de poco más de tres minutos, con nuevos datos del magistrado, víctima de una cacería mediática y judicial, de quiénes al dictado querían apartar a Salvador Alba de la carrera judicial y así evitar una sentencia ponderada y justa y que se descubriese la chapuza infecta que ha sido el caso Faycán desde su instrucción, con detenciones ilegales, hasta la filtración de la sentencia, 12 años después.

De aquellos barros son estos lodos . . . 

La instrucción inicial del caso Faycán nació viciada además, vulnerando los Derechos Fundamentales de los imputados,  filtrando a los medios de comunicación las detenciones de los imputados para convertir las detenciones en un espectáculo mediático. 

El caso Faycán ha terminado como empezó, con otra filtración, una especie de avance de una sentencia que al día de hoy (martes 4 de septiembre) no ha sido dictada. 

                                                                                   

Salvador Alba en la entrevista a tumba abierta con Juan Santana en declaraciones que ofrecemos en formato audio deja con la toga al aire al presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas Emilio Moya por filtrar el avance de sentencia que aún no ha sido dictada, sin el consentimiento del ponente y presidente del Tribunal Salvador Alba, el que se ha comido el marrón de leer y estudiar los 70.000 folios y escuchar las 150 horas de grabaciones, a quién siquiera se tuvo el gesto de consultar la publicación del avance, lo que para el magistrado es un error, además de desmentir las afirmaciones de Moya que literalmente decía que "que los magistrados Carlos Vielba y Oscarina Naranjo han dictado sentencia" (con fecha 31 de julio de 2018), lo que desmiente categóricamente el magistrado presidente y ponente de la sentencia, Salvador Alba.