miércoles, 27 de marzo de 2019

Minerva Alonso llamada a ser el relevo de Carmen Hernández en NC Telde

                                                                                 

NC ha impuesto a Minerva Alonso de número dos a la candidata a la alcaldía de Telde, Carmen Hernández que haria tiplete de relleno en la candidatura al Parlamento de Canarias, para dar el salto tras el batacazo electoral del 26 de mayo.

La joven maestra especialista en Educación Especial y actual consejera del Cabildo está llamada a ser el relevo de Carmen Hernández en NC-Telde, cuyo hombre fuerte por méritos propios será el destacado dirigente Jose Luis Macias, en la actualidad asesor de la concejala Marta Hernández y presidente de la Sociedad de Cultura y Recreo La Fraternidad de Telde.


                                                                       
                                                                              

Los gerifaltes de NC (Antonio Morales, Carmelo Ramírez y Paco Santiago) han impuesto a la consejera insular Minerva Alonso de número dos en la candidatura que encabeza Carmen Hernández, lo que ha propiciado una crisis interna en la organización porque el actual número dos de Carmen Hernández el concejal Diego Ojeda interpreta como un castigo su desplazamiento. Tino Arencibia y Celeste López también se siente ninguneados, por el ascenso imparable y merecido de Jose Luis Macias que será el hombre fuerte de Minerva Alonso.

Los ideólogos de NC manejan encuestas que les da una bajada de 7 a 3-4 concejales lo que le despojaria claramente del gobierno, por lo que le están buscando una salida digna de Telde a la arrolladora (podría hacer triplete (va de relleno en la lista al Parlamento nacional) y ser la segunda de Román Rodríguez al Parlamento de Canarias) cuyo ego, arrogancia y prepotencia no le permitirá seguir en la oposición.

Minerva Alonso se perfila como la sucesora de Carmen Hernández en la presidencia de NC en Telde y la gran perdedora será Celeste López y el actual equipo de chapa de Carmen Hernández, que además de vagos son más inútiles que un cenicero en una moto.