jueves, 13 de julio de 2017

Telde, del "buen gobierno" a gobernar contra la mayoría

                                                                               
Telde sufre el segundo año de "gobierno", el peor en la historia política de la ciudad. Dos años después de la constitución del "buen gobierno" la alcaldesa Carmen Hernández sigue instalada en la mentira, gobernando en minoría y despreciando a quiénes la auparon a la alcaldía no sólo al grupo socialista y a Más por Telde, sino también a sus compañeras de Coalición Canaria que le han dado un balón de oxígeno (incorporándose al gobierno en minoría), siendo ninguneados e ignorados en el balance de gestión por parte de la arrolladora. 

Históricamente los grupos políticos que han aupado la alcaldía a los gobiernos de Paco Santiago fueron devorados y absorbidos por el grupo político que ha ostentado la alcaldía, incluso llegando hacer desaparecer del espectro político municipal al partido socialista,  (estuvo sin ningún representante municipal en el Ayuntamiento durante 4 años), la misma suerte que puede correr Coalición Canaria en las próximas elecciones municipales, (Martel irá en lista con Nueva Canarias) que está alimentando al monstruo que le devorarán. 
                                                                                 



Tras pasar el ecuador de mandato político en Telde se ha pasado del "buen gobierno" a gobernar contra la mayoría,  con un Ayuntamiento que sufre una parálisis municipal al encontrarse en cuidados paliativos.


                                                                           



                                                                                           

MÁS OPOSICIÓN EN TELDE

El balance del líder por Más por Telde Juan Francisco Artiles tras dos años de mandato fue demoledor, desenmascarando las mentiras de la Alcaldesa Pinocho, Carmen Hernández.

Con los datos que recuerda Más por Telde en el balance de inacción de los dos primeros años de mandato queda claro que la oposición tiene la obligación política de solicitar su reprobación.

Recomiendo la visualización del vídeo. No tiene desperdicio.

En el "selfie" del segundo año la arrolladora se retrata como una mentiroso compulsiva, siendo lo triste que se cree sus propias falacias y fantasías en su mundo virtual paralelo.

                                                                       

Juan Francisco Artiles líder de Más por Telde retrata a la alcaldesa en su indigencia política, calificando de "realidad virtual" la puesta en escena de la arrollado, un "selfie" de Carmen Hernández que esconde a una loba disfrazada de hormiguita, convertida en una caricatura de si misma.

EL "GATOPARDISMO" DE LA ARROLLADORA CARMEN HERNÁNDEZ


El "gatopardismo"es en ciencias políticas el "cambiar todo para que nadie cambie". Lo que ha venido haciendo literalmente la arrolladora estos dos años, con el cambio de estampitas, haciendo ver un cambio, que ha venido ser un recambio del gobierno anterior, como recuerda el líder de Más por Telde a la arrolladora que se ha tragado sus propios vómitos incluyendo en su gobierno en minoría a los grupos políticos que levantaron la mano para cerrar las Escuelas Infantiles y el Plan de Ajustes y sus medidas desajustadas, con las subidas de impuestos que estamos sufriendo los contribuyentes.

                                                                             



Las personas como Carmen Hernández con un bajo nivel de autoestima deben revisar la imagen que tienen de sí mismas, porque normalmente esa auto-imagen está distorsionada y suele mostrar rasgos que en general son perfectamente normales, pero que aparecen exagerados como si se tratara de defectos inaceptables.

Cualquier relación de amor, incluida la que tenemos con nosotros mismos, se debilita si está basada en fantasías. Cuando lo que nos gusta de alguien es algo irreal o ilusorio, tarde o temprano tendremos un desengaño. 


La gata de la imagen (Carmen Hernández, se mira en el espejo y se ve a sí misma como un león) bien podría mirarse en el espejo y verse tal como realmente es y aún así sentirse hermosa, perfecta y feliz. Carmen Hernández (Alicia en el país de las maravillas) está encantada de haberse conocido, llegándose a creerse sus propias mentiras, evocando el balance de gestión irreal, fantasioso e irónico, tras los primeros 100 días de mandato.


La realidad socio política en Telde es que la ciudad se encuentra en parálisis administrativa con un gobierno en minoría. Telde ha retrocedido en su desarrollo económico, político y social. El gobierno de chapa de Carmen Hernández ha demostrado no tener capacidad ni vocación de servicio. Ha incumplido todas y cadas una de sus promesas electorales, responsabilidad que pagarán en las urnas, junto a los cómplices y colaboradores necesarias que antepusieron sus intereses políticos partidistas y su sueldo a vertebrar el gobierno de cambio que votó la ciudadania. 


La ciudadanía sigue sufriendo un gobierno en minoría sin gestionar ni impulsar la ciudad, pese a tener 61 millones de euros en los bancos (Juan Francisco Artiles lo recordó en la rueda de prensa) para combatir la dramática situación de Servicios Sociales con 30.000 familias en exclusión social, una bolsa de paro de 18.000 personas, quintuplicándose el hambre y la pobreza en la ciudad en los últimos años. Los ciudadanos nos sentimos abochornados con los escándalos que ha protagonizado el desgobierno de Telde que han tenido trascendencia informativa regional, entre otros, dejando sin seguro obligatorio a los vehículos de la flota municipal, los cortes de luz al Ayuntamiento, las huelgas de Limpieza, el cierre del Centro de la Tercera Edad, el despido de las trabajadoras del Centro de Taliarte. Asimismo conviene recordar además de enejecución de las promesas electorales, la inacción y la desidia, la ciudad ha perdido millones de euros en proyectos para crear trabajo, otros tantos en Servicios Sociales. Además se han perdido cientos de miles de euros en subvenciones para obras de alumbrado, vías y obras en los barrios, por no presentarse en tiempo y forma a los proyectos de instituciones supramunicipales.