lunes, 2 de enero de 2017

Carta "apócrifa" de la alcaldesa de Telde Carmen Hernández a la ciudadanía

Escribo estas líneas desde mi refugio en alcaldía, junto al concejal no electo de mi partido, mercenario digital y compañero inseparable, el señor Ojeda, dirigida a los ciudadanos de Telde, para anunciar públicamente que esta semana presentaré mi dimisión formal ante el pleno de la corporación dando por extinguida mi relación contractual con el contrato con la ciudadanía. 

                                                                       

Renuncio al cargo tras romperse el pacto con Más por Telde primero y con el PSOE después, en el mismo año, tras dejarme con un equipo de gobierno de sólo 10 concejales, frente a 17 de la oposición contra los que me he quedado gobernando

Reconozco que la situación a la que he llegado y no puedo mantenerla es de ingobernabilidad, en consecuencia de parálisis política administrativa, por lo que "por coherencia y responsabilidad política, anteponiendo los intereses generales de la ciudad y de mi partido que se disuelve como un azucarillo, he decidido presentar mi dimisión irrevocable como alcaldesa de Telde".



                                                                                
Les dejo en buenas manos con la flor y nata de nuestra organización política, Tino Arencibia nuestro concejal de Cementerio mas emblemático que solo le ha faltado para poner el broche de oro en su gestión política instalando aire acondicionado en los nichos de los cementerios municipales haciendo un trabajo modélico y ejemplar que he premiado en la primera y segunda crisis, otorgándole nuevas delegaciones municipales, hasta sumar 16 en la actualidad. 

                                                                              

Diego Ojeda que ha devuelto a Telde como ciudad europea del Deporte, tras conseguir recuperar para la ciudadanía sus instalaciones deportivas, apoyando los equipos y clubes con subvenciones económicas y obras de infraestructuras, consiguiendo haber inaugurado el pabellón municipal Juan Carlos Hernández y poner en marcha un plan integral para dotar a todos los barrios y pueblo de la ciudad de instalaciones deportivas, además de sus grandes logros en Servicios Sociales; Eloy Santana la cara amable de nuestra organización, que junto con su asesor Marcos Monzón han mantenido la ciudad limpia como una patena durante estos 18 meses de gobierno, sin generar ninguna crispación con los trabajadores de limpieza, ni con la empresa concesionaria; Celeste López, el rostro simpático del gobierno, que ha demostrado que una dependienta del sector de telas de IKEA, sin ninguna cualificación académica puede ser la máxima responsable económica de un ayuntamiento que administra y gestiona casi 100 millones de euros al año y 300 de déficit, valía y capacidad política que demostró durante el mandato de nuestro comandante jefe Paco Santiago (2007-2011) elaborando anualmente el documento económico mas importante de la ciudad (presupuesto municipal ordinario) que ha servido de modelo y referente a otras grandes ciudades de España y de manual de consulta en las facultades de Ciencias Económicas de las principales Universidades de España.


No es momento de evaluar el gran trabajo de un equipo potente con unos compañeros y compañeras comprometidos en el desarrollo económico y social de la ciudad, entre las que ha destacado la responsable de Servicios Sociales, Natalia Santana a la que hemos premiado su brillante gestión, dándole movilidad geográfica, para que siga trabajando por Telde, desde la isla de la Maxorata, como concejala y embajadora, desde su nuevo domicilio en Fuerteventura. No puedo olvidarme de Marta, que nos ha colmado de satisfacciones, nada que ver con su hermana Soledad Hernández.


                                                                                    

El cargo de alcaldesa de Telde representaba para mí la oportunidad histórica de hacer realidad los sueños y aspiraciones a los diferentes sectores ciudadanos que nos confiaron su ilusión cuando pensábamos que Telde tenia solución y a quiénes he defraudado al no poder cumplir el contrato suscrito con la ciudadanía.
He tratado de aguantar hasta el último momento con un gobierno que carece de la mayoría suficiente para avanzar, en cuidados paliativos, reflexionando profundamente sobre mi situación personal, política y judicial llegando a la conclusión de que "no es posible gobernar un municipio como éste con un apoyo tan limitado. Seria tan irresponsable como temerario, en la práctica con la mitad de concejales en el gobierno que en la oposición, porque Natalia Santana sigue viviendo en Fuerteventura y Pablo Rodríguez está mas tiempo en Tenerife que en Telde. 

Asumo que perdí la legitimidad otorgada el 13 de junio del 2015 con los apoyos de los grupos políticos, Más por Telde y PSOE.


                                                                               
No puedo seguir gobernando contra la mayoría, entre los que se encuentra los que fueran mis socios y fundadores del "buen gobierno", ahora en la oposición. 

                                                                                    

No me duele en prenda convenir que he logrado hacer bueno al gobierno anterior y que este mandato ha sido muy convulso, sobre todo los últimos nueve meses tras la marcha de Más por Telde, a la que se ha venido a sumar la más reciente del PSOE, convirtiendo mi paso por la alcaldía en una pesadilla y sin posibilidad de maniobrabilidad. No ha sido fácil doblegarme a Gloria Cabrera perdiendo mis principios y dignidad a Gloria Cabrera a la que eché de Nueva Canarias para incorporarla al gobierno, que estoy segura no tendrá ningún rubor en trepar a otro gobierno con una nueva mayoría, como tampoco lo tuvo Coalición Canaria hace unos meses cuando "suspendía la gestión de este gobierno (que ahora apoya) por no tener hoja de ruta".
                     
                                                                             


Se que dejo un escenario lamentable, que va ser imposible de superar, pero la oposición o sea la tercera parte del Consistorio, que tome las riendas. Me "echo a un lado" para garantizar la gobernabilidad de la ciudad.

Se que no tengo salida, ¿con quién podría pactar? , ni el PP ni Más por Telde ni el PSOE ni Unidos, ni obviamente los niños "afines" a PODEMOS me van a apoyar, siendo la única salida digna irme, antes de que me sometan a una cuestión de confianza, me echen o me inhabiliten para cargo público por mi reciente imputación judicial y me quede también sin trabajo.

Estoy cansada, en año y medio de mandato he tenido que soportar dos crisis de gobierno, la verdad es que no entiendo el motivo, porque he procurado al máximo entenderme con Juan Francisco y con Alejandro, pero cada uno por separado tiene unas ínfulas de grandeza que hacen imposible que congeniemos, pese a mi carácter abierto, cordial ,conciliador, de concenso y diálogo fluido, dialogante, de mano tendida, que llevo en el ADN, dado que como he venido cultivando las habilidades sociales con mi empatía y virtuosa sencillez.


Me despido de todos los ciudadanos con mucha pena, porque en Telde, no cesan los desahucios, de precintarse instalaciones municipales, con Servicios Municipales colapsados, Escuelas Infantiles cerradas, Centro de Mayores cerrado, Gerencia de Jinámar abandonada, Unidad de Trabajo Social de Jinámar cerrada, millones de euros que hemos perdido para subvencione, entre otras, para paliar el paro, el hambre y la pobreza, los cortes de luz en las instalaciones municipales, bibliotecas públicas cerradas, funcionarios acosados, etc, etc.

Que se las entienda ahora la oposición, Juan Francisco, Alejandro, los dos Guillermo y Sonsoles. Me voy a dar clase, cosa que nunca debí dejar de hacer que bastante tranquila que estaba con mis bichitos de laboratorio.

A día de hoy sigo sin comprender lo que ha ocurrido, no encuentro ni un motivo de la carajera que han montado mis socios de gobierno, cuando he sido dialogante, plural, sencilla, amable y mi puerta siempre ha estado abierta cuando han solicitado hablar conmigo.

Espero y deseo lo mejor para esta ciudad y para mi organización política que ha sufrido el peor desgaste de su historia.

Atentamente


Carmen Hernández